Noticias

"Vistos de repente como héroes cotidianos"

Los conductores de camiones son "trabajadores esenciales" y mantienen las cadenas de suministro funcionando de manera confiable, incluso en tiempos de crisis. La vida laboral de un conductor es bastante difícil en la actualidad, pero también hay aspectos positivos. Una entrevista con el conductor y el gerente de flota Christian Ludwig, y Jürgen Schneider, gerente de transporte entrante y de corta distancia de DACHSER en Memmingen.

Christian Ludwig y Jürgen Schneider, DACHSER Logistics center Allgäu en Memmingen
Christian Ludwig y Jürgen Schneider, DACHSER Logistics center Allgäu en Memmingen

Afortunadamente, la congestión en las fronteras de Alemania que conducen a Europa del Este, Austria e Italia, que a veces tenían camiones haciendo fila durante horas, se ha aliviado. Al comienzo de la crisis del coronavirus, esto no fue un buen augurio para las cadenas de suministro. Pero a pesar de que el tráfico se está moviendo nuevamente, la pandemia de Covid-19 ha cambiado significativamente la vida cotidiana de los conductores de transporte profesionales.

En DACHSER en Memmingen, por ejemplo. La sucursal de DACHSER comenzó introduciendo medidas de higiene adicionales, instalando pantallas de Plexiglás con aberturas en los mostradores de despacho y agregando marcadores de distanciamiento en el piso para proporcionar a los conductores y al personal de oficina la mejor protección posible. "Más tarde, la cafetería cambió a servir solo comida para llevar, y los conductores recibieron máscaras faciales, spray desinfectante y ropa de repuesto", dice el conductor profesional Christian Ludwig. Lo que una vez era un lugar de reunión informal, el área de fumadores, ahora solo se ve hasta dos personas a la vez y deben mantenerse distanciadas entre sí.

Incluso el procedimiento para entregar bienes ha cambiado. “El contacto personal y directo ahora es raro, al menos con clientes comerciales. Varía que tan estrictas sean las medidas preventivas de un cliente y depende en gran medida del sector", dice Ludwig. Él informa que una compañía farmacéutica, por ejemplo, requiere que se complete un cuestionario de salud detallado y que se tomen las temperaturas antes de la entrega. Y en el sector alimenticio, las mascarillas y la desinfección rigurosa son generalmente obligatorias. Sin embargo, Ludwig señala que en otros lugares, las actitudes de las personas hacia la situación son algo más relajadas. Esto incluye, por ejemplo, muchos clientes privados, cuyo número se ha duplicado en la sucursal de Memmingen de DACHSER desde que comenzó la crisis del coronavirus.

Recibiendo apreciación

Como hemos visto, la crisis del coronavirus es una parte fija de la vida cotidiana de los conductores. Las máscaras faciales, el lavado y desinfección frecuente de las manos están a la orden del día, como es, por supuesto, mantener la distancia de los demás, al menos a nivel físico. De hecho, Ludwig está viendo que las personas tienden a interactuar entre sí en un nivel más personal de lo que solían hacerlo. Él dice que cuando entrega, por ejemplo, una lavadora o un invernadero completo, muchas personas desean saber cómo la situación actual está afectando a los conductores profesionales de camiones. A veces le han dado un pequeño regalo o una barra de caramelo como agradecimiento. “Cosas así ciertamente nos dan un impulso motivacional extra. En toda mi carrera, nunca me he sentido tan apreciado", dice Ludwig.

"En toda mi carrera, nunca me he sentido tan apreciado". Christian Ludwig, conductor y gerente de flota.

Jürgen Schneider, gerente de transporte entrante y de corta distancia en el centro logístico Memmingen de DACHSER, está totalmente de acuerdo: "He estado en DACHSER durante 35 años. En estos tiempos difíciles, la apreciación por el sector logístico es particularmente alta. Hemos dejado de escuchar: "Los camioneros están obstruyendo las carreteras". Ahora es: "Es genial que DACHSER nos permita recolectar y entregar los productos a tiempo". Las personas de nuestra profesión son vistas de repente como héroes cotidianos, al igual que los cuidadores". Schneider dice que aparentemente solo en una emergencia nos damos cuenta de la importancia de ciertas profesiones.

Cuando gran parte de lo que damos por sentado se cae, las personas se vuelven mucho más conscientes de lo importante que es satisfacer las necesidades básicas. Pero Ludwig dice que ninguno de sus conductores tiene miedo de hacer su trabajo: “Desde el principio, sentimos que DACHSER nos estaba cuidando. Todos tomamos este virus muy en serio, pero ninguno de nosotros ha sentido miedo, gracias en gran medida a las medidas preventivas implementadas rápidamente”. A medida que el país comienza a volver a la normalidad, Ludwig ahora comienza a ver que los clientes también están de mejor humor, incluso si la gente de todas partes está preocupada por conservar su trabajo. Muchas empresas, especialmente en los sectores de la metalurgia, la electrónica, los restaurantes, los hoteles, la gestión de eventos y el sector de catering, han sufrido una pérdida de ingresos del 80 por ciento y, en muchos casos, incluso del 100 por ciento.

"En DACHSER, las reglas de distanciamiento actuales significan que solo la mitad de los escritorios de oficina están ocupados", dice Ludwig. Esta podría ser una opción viable para restaurantes con mesas al aire libre o para hoteles. "Muchos dependen de estas industrias, su situación también está afectando a los productores de verduras, carnicerías y cervecerías", dice Ludwig.

El cierre también ha tenido un impacto en DACHSER en Memmingen. Las operaciones en muchos sectores están paralizadas o se han reducido enormemente. Naturalmente, esto está afectando el número de transportes.

"Desde el principio, sentimos que DACHSER nos estaba cuidando".
"Desde el principio, sentimos que DACHSER nos estaba cuidando".

Sobrellevando la crisis juntos

"DACHSER está haciendo todo lo posible, sin embargo, para minimizar los efectos negativos para las compañías de transporte bajo contrato", dice Schneider. "Estamos utilizando vehículos en rotación, para que las cancelaciones sean lo más mínimas posible para cada empresa. Estamos en contacto cercano con nuestros socios de transporte y queremos hacerles saber que son parte de la familia DACHSER y que vamos a superar esta crisis juntos". Schneider dice que no se trata de ser el más rápido, más alto, o quien llegue más allá, se trata de responsabilidad inclusiva, honestidad y confiabilidad: "En otras palabras, valores que siempre han formado la columna vertebral del espíritu de DACHSER".

Schneider espera que el sector logístico conserve su estado actual en la sociedad: "La empatía, la solidaridad y el aprecio que estamos experimentando actualmente por el trabajo que hacemos proporciona una base muy diferente para la colaboración y la comunicación en todos los niveles". Y esto a su vez hace que conducir sea más atractivo como carrera, lo que tiene que ser una prioridad”.

Contacto Elizabeth Gonzalez