Noticias

¿Pensando localmente, no globalmente? Cadenas de suministro en constante cambio

Las cadenas de suministro están experimentando una transformación dramática. Muchas empresas están considerando acercar al menos algunas de sus operaciones de fabricación a los países donde venden sus productos. La pandemia de Covid-19 no es la única razón detrás de esta tendencia, pero ciertamente la está impulsando.

Administración de la cadena de suministro
Administración de la cadena de suministro

Los grandes buques cargueros portacontenedores han regresado a los mares. El comercio mundial está recuperando impulso lentamente después de la agitación de la pandemia de coronavirus en los últimos meses, incluso si los volúmenes todavía están muy por debajo del nivel de años anteriores. Por lo que sabemos, es posible que nunca regresen a ese nivel. La crisis del coronavirus ha interrumpido gravemente las cadenas de suministro mundiales. A medida que el mundo se cerró, los transportes y rutas establecidos desde hace mucho tiempo se paralizaron prácticamente. Rápidamente nos dimos cuenta de cuánto dependemos del funcionamiento de las cadenas de suministro para nuestras necesidades diarias. La fabricación just-in-time globalmente integrada funcionaba como un reloj, hasta que golpeó la pandemia de Covid-19.

Según el Instituto Económico Alemán (IW), recién iniciado el brote, los temores comenzaron a aumentar, de que el virus creara interrupciones agudas en las cadenas de suministro internacionales. Estos temores no eran infundados. Durante semanas, casi ningún buque de carga llegó a Europa desde Asia. Cuando se agotaron los inventarios, las empresas se vieron obligadas a reducir la producción o incluso a cerrarla por completo. Según una encuesta de IW en junio, el 60 por ciento de las empresas se vieron afectadas por interrupciones en las cadenas de valor internacionales, y el 18 por ciento experimentó graves pérdidas de producción.

Dado que el bloqueo afectó a todo el mundo prácticamente al mismo tiempo, las empresas no tenían la opción de encontrar rápidamente fuentes alternativas y proveedores de servicios de logística en otras rutas, como lo harían si hubieran experimentado interrupciones locales. Pronto llegaron los llamados a cambiar los flujos globales de bienes. La urgencia se intensificó después de un período en el que los medicamentos, la ropa protectora y las mascarillas eran increíblemente escasos; incluso los partidarios más ávidos de la globalización pedían a las empresas que trasladaran la producción a Alemania, o al menos a Europa.

Las empresas están reconsiderando sus cadenas de suministro

Muchas empresas están respondiendo a esta llamada y ahora están reevaluando sus cadenas de suministro, como muestra una encuesta realizada en julio por la Asociación de Cámaras de Industria y Comercio Alemanas (DIHK). Según la encuesta, casi el 40 por ciento de las empresas están buscando proveedores nuevos y más cercanos. Varias empresas también planearon trasladar la producción a Alemania y otras ubicaciones Europeas.

La consultora de estrategia McKinsey descubrió que en Mayo, aproximadamente una de cada dos empresas de la industria automotriz, del sector de instalaciones y de la ingeniería mecánica, que se vieron muy afectadas por las interrupciones, dijeron que querían acercar sus operaciones de producción nuevamente. Al describir el desarrollo, el Jefe de Comercio Exterior de DIHK, Volker Treier, dice: "La crisis está cambiando la forma en que hacemos negocios y, a su vez, también las cadenas de suministro".

Otro efecto de la crisis del coronavirus fue dar un impulso adicional a la transformación digital. Según un estudio de la consultora PwC, las empresas planean aumentar su inversión en el seguimiento y la gestión de riesgos en sus cadenas de suministro. A su vez, esto requerirá nueva tecnología digital. "Veremos un repunte en la adopción de tecnologías digitales en la gestión de la cadena de suministro", predicen los investigadores de mercado.

Christian Kille, Profesor de Gestión de Operaciones y Logística Retail en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Würzburg-Schweinfurt y co-iniciador de la iniciativa de consultoría “Logistikweisen”, también está a favor de regionalizar las cadenas logísticas. “Las empresas están evaluando formas de reducir la longitud de sus cadenas”, dice Kille. Sin embargo, en su opinión, esto tiene poco que ver con la situación actual. La presión para hacer que las cadenas de suministro sean más sostenibles desde el punto de vista ambiental, el creciente comercio en línea y la necesidad de responder más rápidamente a la demanda fluctuante de los clientes ya habían desencadenado una tendencia hacia la regionalización hace años. Todo lo que ha hecho la pandemia es intensificar este desarrollo.

La cadena de suministro es parte del sistema económico
La cadena de suministro es parte del sistema económico

Las interrupciones están disminuyendo

Sin embargo, no está claro qué tan rápido llegará este nuevo enfoque, porque la situación claramente está comenzando a relajarse ahora. Según IW, un buen tercio de las empresas encuestadas informaron de graves interrupciones en sus cadenas de suministro en marzo. Ahora, solo el 12 por ciento de las empresas espera que una escasez de insumos del exterior, y especialmente de China, afecte sus procesos comerciales este año y el próximo.

Según algunas indicaciones actuales, muchas empresas no buscan realizar ningún cambio radical en sus cadenas de suministro. En marzo, el 11 por ciento de las empresas encuestadas declararon que estaban reduciendo estratégicamente los suministros de insumos de China o estaban considerando transferir la producción a una ubicación más cercana. Cuando se les preguntó nuevamente a fines de junio, solo alrededor del 2 por ciento todavía estaba considerando esta opción.

No obstante, es poco probable que las cosas vuelvan a ser como eran antes de la pandemia. Por ejemplo, las empresas deben estar cada vez más preparadas para enfrentar guerras comerciales y aranceles aduaneros que, con el creciente reclamo de poder de China, podrían ser impuestos con mayor frecuencia no solo por Estados Unidos sino también por Europa.

“La guerra comercial entre Estados Unidos y China ya había comenzado a remodelar las cadenas de suministro y fabricación globales y había impulsado el comercio en otras partes del mundo, como México y Vietnam”, dice Paul Tostevin, Director de Investigación Mundial de la consultora inmobiliaria Savills. La presión política también es un factor, señala, y observa que "Francia, Japón e India están haciendo llamados para una mayor autosuficiencia económica".

Los expertos en logística de Savills creen que en Europa, son los países del Este, como Ucrania, Serbia y la República Checa, los que se beneficiarán en particular del nearshoring de las cadenas de suministro. En Asia, Indonesia y Tailandia podrían ser alternativas de bajo costo a China. Otro desarrollo potencial que prevén es el establecimiento de nuevos centros logísticos, por ejemplo en Marruecos, que es fácilmente accesible desde Europa occidental.

Sin embargo, las cadenas de suministro suelen ser tan complejas que reubicarlas rápidamente se convierte en una tarea costosa. Según los investigadores de mercado, lo ventajoso que sea realmente el nearshoring depende en gran medida del producto. Savills espera que las cadenas de suministro se fragmenten aún más a corto plazo.

¿Qué nos puede enseñar la pandemia con respecto a la logística? Parece poco probable que las cosas simplemente vuelvan a ser como eran antes del brote de coronavirus. Bernhard Simon, DACHSER CEO, espera que las empresas reevalúen radicalmente su enfoque: "En el pasado, la logística a menudo se consideraba un factor de costo de adquisición que debía optimizarse". Ahora, explica, los que toman las decisiones en empresas y organizaciones gubernamentales deben examinar cada vez más sus cadenas de valor, que hasta ahora se han extendido ampliamente, en busca de riesgos potenciales. Se debe adoptar un enfoque más proactivo para gestionar estos riesgos, y se deben tener en cuenta las nuevas condiciones.

“Nacionalizar o regionalizar completamente las cadenas de suministro es tan subóptimo y arriesgado como adquirir todos los productos de un solo país”, dice Simon. Pero mantener las distancias lo más cortas posible, los costos y la huella de carbono lo más pequeños posible no deben de ser la única prioridad. “El truco consiste en establecer redes de suministro sólidas que integren inteligentemente a los proveedores locales, así como a los de China, Estados Unidos y Europa. La implementación proactiva de los arreglos de respaldo apropiados es una parte clave de esto".

Otro takeaway

Otra conclusión de la pandemia es que las cadenas de suministro serán mucho más flexibles y estarán más diversificadas en el futuro. Y a pesar de todas las disputas comerciales y las diferencias políticas, China seguirá siendo un eslabón en estas cadenas. Esto se refleja en la aguda escasez de capacidad de transporte aéreo y marítimo, que ha provocado un auge de los servicios ferroviarios e incluso del transporte terrestre por camión entre China y Europa.

Contacto Elizabeth Gonzalez